dissabte, 25 de novembre de 2006

Puig Pedrós III

A vegades et sobta trobar coses en els llocs menys pensats, i la veritat és que quan el diumenge després de unes hores de caminada en solitari en que un té temps per donar moltes voltes a les coses i, a més a més estàs en un paisatge que, com deia en el post anterior sobre la sortida, “la sensació de ser petits de poder mesurar les coses d’una forma diferent a com ho fem a la ciutat i alhora en que et trobes amb tu mateix, et poses fites”. Arribo al refugi de Folch i Girona, i quan estic a punt de marxar em pica la curiositat de mirar dins i em trobo darrera la porta el següent poema de Neruda:

Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.
Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.
Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito
repitiendo todos los días los mismos
trayectos,
quien no cambia de marca,
no se atreve a cambiar el color de su
vestimenta
o bien no conversa con quien no
conoce.
Muere lentamente
quien evita una pasión y su remolino
de emociones,
justamente estas que regresan el brillo
a los ojos y restauran los corazones
destrozados.
Muere lentamente
quien no gira el volante cuando esta infeliz
con su trabajo, o su amor,
quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir
detrás de un sueño
quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida,
huir de los consejos sensatos...
¡Vive hoy!
¡Arriesga hoy!
¡Hazlo hoy!
¡No te dejes morir lentamente!

¡NO TE IMPIDAS SER FELIZ!

La veritat és que en aquell moment, en aquell entorn, hi ha paraules que tenen una major força que en qualsvol altre moment, com per exemple sobre el sofà amb el llibre de Neruda a les mans.

3 comentaris:

  1. Passa sovint que la gent repeteix de memòria les poesies, i es van perdent trossos. Ja passava en temps dels trobadors, però ara que tenim més eines per saber què van escriure exactament els poetes val la pena ser-hi fidels. El text de la poesia de Neruda que has penjat jo el coneixia d'una altra manera. Us l'adjunto, més que res per no anar posant en circulació textos alternatius.


    Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

    Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere el negro sobre blanco y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.


    Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos.


    Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo.


    Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.


    Muere lentamente, quien pasa los días quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante.


    Muere lentamente, quien abandona un proyecto antes de iniciarlo, no preguntando de un asunto que desconoce o no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.

    Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar.


    Solamente la ardiente paciencia hará que conquistemos una espléndida felicidad.
    Pablo Neruda

    ResponElimina
  2. ets el porter que necessitava la COALI! BON ANY D'EXITS MUNICIPALS, SOCIALS, PERSONALS I UNIVERSALS!

    ResponElimina